24 Aprile 2024
Words

Assedio di Kiev (articolo in spagnolo)

Cuando Vladimir Putin anunció la invasión, Kiev estaba a unos pocos minutos de las cinco de la mañana y esa fue la hora más oscura de Ucrania, después de una seguidilla de frases preparadas, que anularon promesas del Kremlin de no invadir y los llamamientos de todo el mundo para que no lo haga.
En esa hora crucial, las fuerzas de Rusia, anuncia su líder, cruzan las fronteras para realizar “una operación militar especial” y ” desmilitarizar “el país”. Las primeras unidades de los casi doscientos mil soldados que asediaban las fronteras entraron por todos los frentes -las zonas controladas por los separatistas del Donbás al este, la de Crimea ocupada al sur, Bielorrusia al norte- y en pocas horas se precipitaron a las puertas de Kiev, tomando el control del aeropuerto militar de Hostomel, a unos cuarenta kilómetros de la
capital.
Hora, según advierte la inteligencia estadounidense, la capital podría caer “en unas pocas horas”. La zona de la central eléctrica de Chernóbil, en la frontera con Bielorrusia, acabó de inmediato en manos rusas. La condena del mundo llegó de inmediato y casi por unanimidad, con la fuerte excepción de China, junto a una nueva andanada de “sanciones muy duras”. Y el frente oriental de la OTAN, que se reforzará aún más,
entró en estado de máxima alerta, pidiendo “consultas urgentes en virtud del artículo 4”. Así comenzó la guerra de Putin a las puertas de Europa.
“Ha caído un nuevo telón de acero con el mundo civilizado”, señala el presidente ucraniano Volodimir Zelensky, quien se compromete e insta a resistir, aunque desde Londres digan que están listos para acoger a su gobierno en el exilio. Sin embargo, Ucrania parece estar al borde de la capitulación: los puertos y aeropuertos están cerrados, las sirenas de alarma suenan varias veces en Kiev, el metro ahora sirve como búnker antiaéreo.
La amenaza para la capital es dramática: con la caída del toque de queda en la noche, los llamados a buscar refugios seguros adquieren tonos cada vez más alarmantes. La gran huida de los vecinos ya había comenzado en la madrugada, con atascos de kilómetros al oeste. “Todos los estados fronterizos tienen planes para acoger inmediatamente a los refugiados de Ucrania”, aseguró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
Para el ejército de Putin, el primer día del ataque fue “un éxito”. Moscú afirma haber destruido 83 objetivos militares, incluidas 11 pistas de aterrizaje, una base naval y tres centros de comando. Fuertes explosiones y enfrentamientos se suceden en Odessa, Jarkiv, Mariupol, Leópolis y Kiev. También llueven misiles desde Bielorrusia, donde el presidente Alexander Lukashenko jura que sus tropas no participan actualmente en la
invasión. Y desde las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donbás -Lugansk y Donetsk-, de donde partió todo, los milicianos se abren paso hacia Mariupol. Un asedio aparentemente desesperado.

Hay decenas de víctimas, entre civiles y soldados. Según Kiev, hay al menos 57. El mando militar también denuncia el bombardeo de un hospital en la región de Donetsk, con al menos 4 víctimas y 10 heridos, entre ellos 6 médicos. Más de 200 ataques en doce horas repartidos por todo el país, más de un centenar de misiles disparados según el Pentágono. El ejército ucraniano declama el derribo de algunos aviones y helicópteros enemigos y la muerte de “50 ocupantes”, pero la desproporción de fuerzas parece dramática.
Después de movilizar a los reservistas, Kiev impone la ley marcial, llama a los civiles a las armas y invita a la donación de sangre para los soldados heridos. Una defensa extenuante, pero desesperada. La inteligencia occidental reconoce la “superioridad aérea total” sobre Kiev.
“Esperamos varias etapas en el ataque”, pronostica el Pentágono. En resumen, es solo el principio, salvo una rendición. Porque, según advierte la administración estadounidense, la ofensiva tiene como objetivo “decapitar” al gobierno en Kiev.
Además, este es un objetivo declarado explícitamente por el Kremlin, que afirma querer “desnazificar” al país de esta manera.
La respuesta de Occidente a este “acto de guerra brutal”, como lo llama el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consiste en una serie de sanciones “sin precedentes” para apuntar al crecimiento económico y la capacidad de Rusia para modernizar sus propios armamentos.
Estados Unidos y la UE anuncian fuertes medidas, mientras que el primer ministro británico, Boris Johnson, “horrorizado” por la elección del “dictador” Putin de un “baño de sangre”, ha seguido adelante, prohibiendo la entrada a todos los bancos rusos en la City y bloqueando los vuelos de la principal aerolínea rusa Aeroflot, además de sancionar a otras 100 personas, entidades y empresas, con oligarcas, incluido, como el ex yerno de Putin, Kirill Shamalov.
Se trata de medidas que podrían dañar la economía de Moscú para Occidente tras un desplome récord de la bolsa. “Es el momento más triste de mi mandato como secretario general de la ONU”, dijo desconsolado Antonio Guterres, haciendo un llamamiento desesperado al Kremlin “en nombre de la humanidad”.
Pero Putin ya ha decidido no escucharlo. “Cualquiera que intente crear obstáculos e interferir -amenazó- sepa que Rusia responderá con consecuencias nunca”.

[di Cristoforo Spinella, tratto da ANSA]